Comunicado Oficial: Tomás Membrado

Ante los insistentes rumores circulantes por la ciudad referidos a mi posible marcha de la entidad, afirmo categóricamente y sin ninguna duda que no tengo, a día de hoy, intención alguna de marcharme. Quien propaga esos rumores no me conoce bien y no sabe lo tenaz que puedo ser y que, precisamente, en la vida lo que más me divierte son los retos y mientras más difíciles sean, mejor.

La situación del Real Jaén es perfectamente solucionable y para eso están trabajando los juristas y economistas que colaboran con la entidad. El plan de viabilidad que se ha presentado a los medios no deja de ser un mero documento de trabajo hecho de una manera sencilla y que después tendrá que pasar el filtro de los técnicos. Lo único que se ha pretendido con esto es manifestar, de una forma clara e inteligible para todo el mundo, la intención de seguir con el proyecto y la voluntad de atender a los acreedores de la mejor forma posible y muy lejos de la interpretación que se le ha querido dar de un ultimátum con fecha de vencimiento en noviembre, nada más lejos de la realidad.

Conozco perfectamente que el Real Jaén y el proyecto presentado tienen enemigos que podemos englobar en dos grupos: unos por simple envidia, pues mucha gente ha tenido la oportunidad de hacer algo por el Real Jaén, sobre todo en marzo de 2017 cuando las acciones estaban a disposición de quien quisiera hacerse cargo de ellas y nadie dio el paso al frente. Y, anteriormente, cuando pasaron innumerables directivas con dinero y apoyos suficientes y ninguna fue capaz de dar una solución a los problemas endémicos de la entidad, pero ahora que se ha avanzado bastante en dicha solución, partiendo de la peor de las situaciones y sin ningún apoyo, casualmente hay quien tiene una varita mágica para solucionarlo; el otro grupo de enemigos lo integran los que directamente quieren volver al modelo antiguo de ejercer presión sobre las instituciones para sacar unos teóricos beneficios para el Real Jaén pero que realmente lo que buscan es el beneficio personal.

Dicho esto, también manifiestó que cualquier persona física, jurídica o institucional que quiera aportar algo al Real Jaén, ya sea económico o de ideas, será bien atendido y magníficamente recibido por mí, personalmente. No tengo interés ninguno en aparecer como el salvador de nada, los que me conocen saben que prefiero el trabajo discreto. Por tanto, animo a todo el que pueda aportar algo que lo haga cuanto antes que yo le prometo que siempre voy a elegir lo que se mejor para el Real Jaén.

También quiero salir al paso del rumor constante sobre qué intenciones ocultas tengo para estar aquí (campo de golf, extraños negocios, etc.). Pues lo digo alto y claro, yo no necesito al Real Jaén ni para vivir ni para mis negocios, solo quiero hacer algo bonito por mi gente y mi ciudad y trataré de conseguirlo luchando con ahínco y consciente de que hay gente que tratará de impedirlo pero lo dejo bien claro, que si consiguen derribarme, solo a ellos serán imputables las consecuencias tan nefasta que para el Real Jaén se pudieran derivar. Vuelvo a insistir la colaboración de toda la sociedad, pues sin ella tampoco el Real Jaén será capaz de salir adelante.

Quiero aprovechar para pedir disculpas a la prensa por algunos malentendidos que se han producido y comunico oficialmente algo que ya sabéis y es que hay un nuevo jefe de prensa y que, próximamente, se va a proponer un convenio para cada medio con la intención de ordenar esta parcela.

Como ya he manifestado en otras ocasiones, desde niño he sentido que el Real Jaén es bastante más que un simple equipo de fútbol, pues en muchas épocas, a pesar de no ser brillantes los resultados, despertaba y despierta un interés que va más allá de lo puramente deportivo. Me lo dicen incluso chavales jóvenes, que no piense en el Real Jaén como un negocio, que para ellos es toda su vida. Es un ejemplo de cómo vino el deporte a Jaén como a muchos otros lugares de Andalucía, a través de compañías inglesas que explotaban unas minas existentes cerca del barrio de La Victoria. Su implicación con todos los estamentos de la sociedad, con las cofradías, con los políticos, los prohombres de Jaén que muchas veces han querido significarse a través el club. El hecho de su continuidad durante casi 100 años, que no fue interrumpida ni siquiera en la Guerra Civil, hasta el punto de ser campeón de la Copa Presidente de la República en 1938 y después ostentar el título de Real, uno de los pocos clubes que lo tienen en Andalucía. Por todo ello y por muchas cosas más que se publicarán en su momento, vamos a intentar que el Real Jaén sea declarado Bien de Interés Cultural.

Quiero aclarar que esto nada tiene que ver con la solución de los problemas económicos que lleva otras vías. Además, vamos a hacer un museo del Real Jaén, tarea en la que va a colaborar la empresa Avanza, ejemplo de emprendimiento en plena crisis y con una idea muy clara del fin social que toda empresa moderna debe tener. Anuncio que, además, vamos a comenzar con ella una colaboración estrecha en materia de obra social y de cuyos proyectos y actuaciones se irá informando. Posiblemente, el próximo viernes comparezcamos ante ustedes, tanto yo mismo, como representantes de la empresa para hablar sobre este tema. Así mismo, se va a presentar el nuevo bufete con el que el Real Jaén acaba de firmar un acuerdo de colaboración y que van a asesorar tanto en temas jurídicos como en la declaración de Bien de Interés Cultural, y a cuyos representantes podrán formular cuántas preguntas deseen.

Tomás Membrado, Presidente del Real Jaén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenido

ffsdfsd

×